Informe FADA

La leche multiplica por tres el precio del campo a la góndola

sábado, 28 de diciembre de 2019 · 11:00

La FADA (Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina) lanzó el último informe sobre “Indicadores de precios”, que detalla cómo se va formando el valor final en cada una de las cadenas del pan, la leche y la carne.

“La mayor parte del precio se va en los costos de producción, elaboración y comercialización. El caso de la leche es el más llamativo: en un litro de leche, nos tomamos cuatro vasos de costos y un quinto vaso se reparte en impuestos y ganancias de la cadena” (midiendo con vasos de 200 centímetros cúbicos), señala Natalia Ariño, economista de FADA. “En el caso del pan el costo alcanza casi el 60%, mientras que en la carne llega al 72,3%”.

Otro resultado que sale de la medición de estos tres productos es la diferencia entre el precio de la materia prima con respecto al que paga el consumidor. David Miazzo, economista jefe de FADA, agrega que “desde que el trigo sale del campo hasta el pan que compramos, el precio se multiplica siete veces”. En el caso de la leche, “desde el tambo hasta las manos del consumidor ese precio se multiplica tres veces”. “Si se trata de la carne, el precio se multiplica casi tres veces también”.

 

La cadena de la leche

Del precio que pagamos en góndola por un saché de leche, el 82% son costos de producir, industrializar y comercializar, 13,4% son impuestos y 4,6% son ganancias.

El informe detalla que el productor lechero argentino es el que menos cobra en la región y el consumidor el que más paga el saché.

La leche entera en saché en septiembre tuvo un precio promedio de $50,85 por litro, de ese valor el tambo explica el 29,8% del precio final ($10,08), la industria el 37,9% ($19,28), el comercio el 18,9% ($9,60) y los impuestos el 13,4% ($6,81).

Vale decir que el litro de leche se multiplica casi tres veces desde que sale del campo hasta que llega la góndola.

Si comparamos la situación de la cadena de la leche en Argentina con la de países de la región, como Brasil, Chile y Uruguay, el precio de venta del litro de leche en el supermercado es uno de los más altos y la participación que tiene el productor primario sobre el precio final es la más baja de la región.

El aumento del saché de leche que pagó el consumidor entre febrero y septiembre de este año fue del 33%. De ese aumento se estima que $3,79 fue incidencia del tambo y los otros $8,92 se distribuyeron entre industria, supermercado e impuestos.

Para graficar “de cinco vasos de leche, cuatro vasos son costos y un quinto vaso impuestos y ganancias”, expresaron.

 

La cadena del trigo

Del precio final promedio de pan, el 59,2% son costos, el 17,71% impuestos y el 23,10% ganancias. De esos impuestos, casi tres de cada cuatro son nacionales, 22,7% son provinciales y 3,3% son municipales. Si analizamos la cadena, del importe final del pan, el trigo (productor) representa el 11,8%, el molino el 4,2%, la panadería el 66,3% y los impuestos el 17,7%.

“Desde que el trigo sale del campo hasta que llega a nuestras mesas el precio se multiplica siete veces”, indican desde FADA.

 

La cadena de la carne

Del precio final de la carne vacuna: el 72,3% son costos de la cadena, 26,5% impuestos y 1,2% ganancias.

Si analizamos eslabón por eslabón, vemos que el feedlot y la cría tuvieron márgenes negativos, aunque la cadena presenta un resultado positivo de 1,2% ($2,97) del precio final que pagaron los consumidores

Ariño agrega que “la carne se multiplica casi tres veces desde el productor ganadero, pasando por el feedlot, frigorífico y carnicería donde llega a la góndola”.

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios