Viajeros villamarienses/Bayahíbe (República Dominicana)

“Quedamos deslumbradas”

domingo, 4 de agosto de 2019 · 11:30

Cuando le hablan de República Dominicana, el lector piensa en destinos como Punta Cana o La Romana, pero no de en Bayahíbe. ¿En qué se diferencia este pequeño pueblo del par de “famosos” que te nombrábamos?

-En realidad, La Romana es una provincia de República Dominicana que posee tres municipios: La Romana (lleva el mismo nombre que la provincia a la que pertenece), Guaymate y Villa Hermosa. En cambio, Bayahíbe es un pueblo del municipio San Rafael del Yuma, ubicado al suroeste de la provincia La Altagracia. Bayahíbe es más pequeña y tranquila que Punta Cana, por ejemplo. Por eso sus playas están casi despobladas, los únicos que las transitan son los huéspedes hoteleros de la zona. No hay centros comerciales grandes, ni boliches. Es un lugar para descansar y disfrutar de la playa y el mar, y es conocida por la diversidad de sitios de buceo que posee.

-Hablabas de las playas, naturalmente, el máximo atractivo del lugar...

-¡Sí, lindísimas! La zona hotelera tiene playas limpias, anchas y de gran extensión. Pero lo más lindo es que podés acceder nadando solo unos 30 metros de la costa, a los arrecifes que albergan a una fauna marina increíble y diversa. Es decir, no hace falta hacer una excursión si te gusta hacer snorkel.

-¿Viajaste con tu familia o con amigos? 

-Viajamos con siete amigas más y contratamos el paquete de vuelos, traslados y hotel en una agencia de Villa María. Por eso teníamos la tranquilidad que, al llegar, nos iban a buscar y que el hotel incluía todos los servicios para pasar unas vacaciones inolvidables. 

-¿Qué fue lo más lindo de ir con tus amigas?

-Viajar con amigas es una buena opción para una mujer de 40 años como yo, porque me permitió descansar del rol cotidiano de profe, mamá y esposa.

-¿En Bayahíbe se siguen viendo pescadores y barquitos? 

-La verdad es que no es usual ver barcos pesqueros desde la costa hotelera, pero seguramente había ya que Bayahíbe es originariamente un pueblo de pescadores. Por lo que pudimos hablar con algunos lugareños, el pueblo ya no se dedica a la pesca como primera actividad, sino que está haciendo hincapié en la industria turística. Se están construyendo muchos hoteles. Sin ir más lejos, nosotras nos alojamos en uno que se había inaugurado hacía seis meses. Esto diversifica las actividades de la actual población, ya que muchos trabajan en la zona hotelera o tienen negocios relacionados con la oferta turística.

-Tal como nos comentabas antes, el lugar es conocido por su excelente buceo. ¿Pudiste incursionar bastante en las profundidades de ese mar cristalino?¿Qué viste? 

-Hice el curso de buceo en el hotel, que era gratuito, pero finalmente no pude bucear en el mar por cuestiones de logística con mi grupo de acompañantes. Sí usé diariamente el equipo de snorkel, como comenté, porque la variedad y cantidad de peces y de corales es impresionante. Además, hicimos una excursión a la isla Saona que me permitió usar el snorkel en mar abierto y apreciar la vida bajo el mar desde una perspectiva inolvidable.

-¿Y qué otras actividades hay para hacer?

-Muchísimas. Nosotras hicimos paseo en kayak y en catamarán, parasail, viajamos hasta Punta Cana a ver el show de Coco Bongo, conocimos la isla Saona como mencioné anteriormente y una de mis amigas fue a pasar el día a Santo Domingo, capital de República Dominicana. Pero había muchísimas ofertas más. Por ejemplo, nadar con delfines, bucear, cruceros, safari, conocer el Parque Nacional del Este... todos los días tenés algo para hacer, aparte de tomar sol y disfrutar del paisaje. 

-¿Y en los alrededores recorriste algo?

-La verdad que planeamos un viaje más bien de descanso, buscamos ese lugar justamente para no salir del hotel. No estaba en nuestros planes recorrer los alrededores.

-Para el final, un poco de historia: cuentan los anales que en Bayahíbe desembarcó Colón durante su primer viaje a América, más precisamente en 1494, un par de años después del mal llamado “descubrimiento”. ¿Hay algo en el lugar que haga mención a ese suceso, como un museo, o al menos una placa, por ejemplo?

-No en la zona donde nos alojamos. Los hoteles no están cerca de la parte habitada del pueblo. Tal vez allí si haya alguna placa o monumento, pero no lo sé con exactitud. Sí me consta que existe el Museo Vivo Bajo el mar del Capitán Kidd, que guarda los restos del navío de este famoso pirata.

-Más allá de eso, ¿qué creés que habrá pensado Colón al contemplar esas bellísimas playas?

-Creo que Cristóbal Colón fue muy afortunado en haber llegado a esas playas, aunque haya sido por error. Seguramente se deslumbró, como lo hicimos nosotras en este viaje. Tuvo la dicha de ver esas tierras vírgenes y habitadas por sus pueblos originarios.

 

Pasaporte

Nombre: Jorgelina Galasso. Edad: 41 años.

Profesión: docente.

Lo que más me gustó: el mar, los corales y peces.

Lo que menos me gustó: el no tener nada para recorrer cerca del hotel.  

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios