Liga Villamariense

El Apertura comenzará el 21 de marzo y tendrá el nombre de Cacho Fiandino

Por pedido del presidente Diego Conrero, la vuelta de la actividad se postergó una semana. Quedó definido que el torneo tendrá un formato de dos zonas de 10 equipos y que clasificarán a octavos de final los ocho mejores de cada zona
jueves, 4 de marzo de 2021 · 07:54

A pesar de que una semana atrás se había definido, tras una votación, dar arranque a la competencia el domingo 14 de marzo, en la última reunión de delegados de la Liga Villamariense de Fútbol (LVF), desarrollada el martes por la noche en el comedor del Campus de la UNVM, se definió postergar el inicio del Apertura 2021 al 21 del corriente.

Así se determinó tras un pedido que el presidente Diego Conrero realizó a los representantes de los 20 clubes que participarán del certamen. Concretamente, Conrero explicó que por problemas administrativos sería muy difícil llegar en tiempo y forma para la fecha del 14 de marzo. Los delegados escucharon la propuesta y, si bien varios manifestaron que no se podía dar marcha atrás sobre algo que ya se había votado, terminaron aceptando y aprobando sin inconvenientes lo propuesto por el presidente de la LVF.

Definida esa situación, se dio comienzo al debate más extenso de la noche, que se extendió hasta cerca de las 1.30 de ayer y que tuvo que ver con el formato de torneo.

Así, tras diversas propuestas que expusieron representantes de diversos clubes, se terminó aprobando una que propuso Atlético Ticino y que contó con una pequeña variante recomendada por Universitario.

Concretamente, el Apertura 2021 se disputará con una etapa clasificatoria integrada por dos zonas de 10 equipos, en la que se disputarán la misma cantidad de partidos y en la que cada equipo jugará cinco cotejos de local y otros cinco en condición de visitante.

Concluida esa instancia, avanzarán a octavos de final los ocho mejores de cada zona, es decir que solamente cuatro equipos (dos por zona) quedarán inactivos hasta el próximo torneo.

En la primera instancia de los cruces, tendrán ventaja deportiva los cuatro mejores de cada zona. También se definió que para el armado de los cruces se confeccionará una tabla general clasificatoria (TGC) del 1 al 16, para definir los emparejamientos, y que los ocho mejores de esa TGC serán los mejores 4 de cada grupo.

 

El armado de las zonas

Para el armado de las zonas, como primer parámetro se tendrá en cuenta las históricas conformaciones de las zonas Norte y Sur (seis equipos por grupo). A cada una de ellas se sumarán, por sorteo, la mitad de los ocho equipos que hay entre Villa María y Villa Nueva, es decir que los habituales ocho participantes de la Zona Centro irán cuatro a la Zona Norte y los cuatro restantes a la Sur.

La “reubicación” de los equipo de la Centro se hará por sorteo pero respetando los clásicos, que serán duelos interzonales de la etapa clasificatoria.

Esos clásicos son: Alumni-Alem, Argentino-Universitario, Unión Central-River y Española-San Lorenzo de Las Playas.

Es decir que, a modo de ejemplo, si Alumni sale sorteado en una zona, Alem inmediatamente será ubicado en la otra y lo mismo sucederá con los otros tres duelos mencionados.

Los enfrentamientos interzonales entre equipos “tradicionales” de las zonas Norte y Sur de determinarán por sorteo.

Pasando en limpio, la siguiente podría ser la conformación de las zonas (el armado definitivo y sorteo del fixture se realizarán en la reunión del próximo martes):

Zona Sur (o el nombre que se determine): Colón, Rivadavia, Atlético Ticino, 9 de Julio de Pasco, San Lorenzo de Las Perdices y Ricardo Gutiérrez de La Palestina. A ellos se les sumarán Alem o Alumni, Argentino o Universitario, Unión Central o River y Española o San Lorenzo de Las Playas.

Zona Norte (o el nombre que se determine): Playosa, Hipólito Yrigoyen de Tío Pujio, Silvio Pellico, Unión Social de Alto Alegre, Los Zorros y Unión de Arroyo Algodón. Igual que en la anterior zona, e ellos se les sumarán Alem o Alumni, Argentino o Universitario, Unión Central o River y Española o San Lorenzo de Las Playas.

 

Otras definiciones

Definido el formato del certamen, se determinó que el Apertura 2021 llevará el nombre de Francisco “Cacho” Fiandino. La moción fue efectuada por San Lorenzo de Las Perdices, como un homenaje al histórico exentrenador de dicha localidad que falleció el pasado 17 de septiembre a los 79 años.

También se definió que el puntapié inicial del campeonato se llevará a cabo en la localidad de La Palestina, donde Ricardo Gutiérrez volverá a la actividad oficial de la LVF luego de 10 años de ausencia.

También quedó establecido que podrán firmar planilla 18 jugadores (11 titulares y 7 suplentes) y que podrán realizarse cinco cambios en tres etapas.

En cuanto al valor de las entradas, se fijó un precio máximo de $300 para la general y de $150   para jubilados.

En relación a los árbitros, se acordó tratar de que todas las ternas de cada fecha sean de asociaciones locales. En ese sentido, Conrero aclaró: “Me comprometí con la gente de las asociaciones locales a darles la mayor cantidad de partidos, pero al mismo tiempo les pedí que estén a la altura de las circunstancias”.

 

Importantes donaciones

En los primeros minutos de la reunión, Conrero informó que el dirigente Darío Ranco efectuó la donación de computadoras y de un televisor de 50 pulgadas, por un valor aproximado de $170.000, además de 100 pelotas Dalemas (5 para cada club), del modelo con el que se jugará el Apertura de la LVF.

 

Una gran deuda

En la parte final de la reunión, el tesorero Matías Carrizo dio a conocer un informe económico que efectuó con las pocas cosas claras que dejó la saliente Comisión Directiva encabezada por Claudio Martínez.

En es sentido, aclarando que posiblemente existan deudas que no están documentadas y que podrían surgir en los próximos días, Carrizo informó que actualmente la LVF tiene deudas por más de $400.000. En esa cifra, entre otros aspectos, hay un juicio laboral y uno civil, impuestos, servicios, sueldos, obra social y proveedores.

Por otra parte, Carrizo contó que cuando se hizo cargo de la Tesorería se encontró con que la caja “física” de la entidad no tenía ni siquiera un peso. “Lo único que había dentro era un folio vacío”, relató.

 

Más de
16%
Satisfacción
66%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
16%
Indiferencia

Comentarios