Estudiantes de la Escuela del Trabajo crearon su segundo auto eléctrico, el Curtido 2

Generación que no contamina

Participaron en el Desafío ECO YPF alcanzando el puesto 14 en una carrera entre 96 escuelas participantes. Contaron cómo fue el proceso para participar de la competencia con autos eléctricos de emisión cero diseñados por estudiantes de colegios técnicos de la Argentina
miércoles, 4 de diciembre de 2019 · 09:00

Escribe Diego Bengoa

Foto: María Victoria Araujo

DE NUESTRA REDACCION

Estudiantes del IPET 49 Domingo Faustino Sarmiento crearon un auto eléctrico con el que en una carrera alcanzaron el puesto 14 entre 96 escuelas del país que participaron el fin de semana del Desafío ECO YPF 2019.

Rocío Romero, Enzo Eusebio, Tomás Godino e Ignacio Galoni, quienes tienen entre 16 y 19 años, recibieron ayer a El Diario en el taller de Electrónica de la Escuela del Trabajo, en donde contaron la experiencia  vivida entre el viernes y el lunes pasado en el Autódromo Oscar y Juan Gálvez de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El grupo conformado por seis alumnos (David Arcas, Franco Cloquell y los tres chicos y la chica mencionados) logró el puesto 14 en la carrera de una hora y media de duración, mientras que en la final del campeonato resultaron en el escalón número 20, entre casi un centenar de escuelas de todo el país que fueron parte.

Meses atrás, la institución presentó un proyecto sobre autos eléctricos no contaminantes. En agosto se enteraron que habían sido becados por esa iniciativa, por lo que entonces empezaron a preparar el auto, ya teniendo como antecedente la participación de 2015, cuando pusieron en marcha el Curtido.

De acuerdo a lo que describieron en la entrevista, comezaron por la parte de la carrocería con alumnos de Mecánica, luego los de la sección de automotores colaboraron en lo que es la dirección y frenos del vehículo, mientras que ya en la etapa final se agregaron motores, baterías, cableado y detalles finos en el taller de electrónica del establecimiento educativo de barrio Güemes.

El auto que exhibieron ayer a este matutino “ya es una maqueta”, porque no les sirve más. “En 2015 te vendían los motores, la batería, mientras que ahora nos alquilaron todo, el motor, la batería, el acelerador. Todo se tuvo que devolver”, explicaron, comentando que no tuvieron otra opción.

En el diálogo periodístico, precisaron que el pico de velocidad marcado es de 51 kilómetros por hora “en bajada y con viento a favor”, de lo contrario el vehículo alcanza una velocidad máxima de 43 kilómetros por hora.

Remarcaron las ventajas de estos rodados, que se centra principalmente en la no contaminación, que es la premisa en la que se basó la competencia, buscando disminuir el uso de combustibles fósiles para reducir las emisiones de carbono.

En el encuentro con otros chicos y chicas de las distintas escuelas que participaron del desafío vieron “muchas semejanzas” en las creaciones, aunque había “de todo”.  “El nuestro estaba bastante bien posicionado”, señalaron.

También reflejaron que 34 colegios no fueron parte de las últimas carreras porque los rodados “se quedaban sin batería, no daba la resistencia, quedaban en el camino, se rompieron”.

De la provincia Córdoba intervinieron siete escuelas, entre ellas establecimientos de la región, como el de Marcos Juárez, con el que tienen un vínculo aceitado.

Rocío (17) fue la única chica del grupo. En uno de los circuitos, la consigna fue la intervención de una pilota, rol que ejecutó con excelente resultado. “Manejaba demasiado bien entonces condujo en otras carreras”, la elogió un compañero.

“Fue una experiencia muy linda y nueva, porque yo no sé manejar”, contó Rocío a este diario.

Para Ignacio, esta “fue la experiencia más linda” de su vida.

“Lo pasamos muy bien. Nos planteamos divertirnos, pasarlo bien, sumar experiencia y se logró todo eso, se armó un hermoso grupo”, subrayó. “Más allá del puesto, algo en lo que no nos habíamos fijado al ir, lo pasamos muy lindo”, sostuvo.

Aclararon que hay mucha diferencia entre manejar un auto de este tipo con respecto a un auto convencional. “Vamos a menos velocidad, no te vas a dar vuelta, vas pegado al piso”, describieron.

 

El cuerpo docente: cabe apuntar que los profesores que acompañaron a Rocío y a sus compañeros son Javier Riera, Javier Arroyo y Rubens Martínez. Riera estuvo presente mientras se desarrolló la nota, como así también Mónica Scarafía, la directora de la escuela.

Más de
80%
Satisfacción
20%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios