Reclamo

Un conflicto familiar alejó a una madre de sus hijos

miércoles, 15 de mayo de 2019 · 08:59

Una disputa familiar que involucra la tenencia de dos hijos menores y el hábitat que compartieron los últimos años, dejó a una mujer aislada en una pieza sin poder acercarse a los dos pequeños de 9 y 11 años.

“Todo empezó en febrero cuando tuve un problema en la casa con mi nuera”, dijo María Beatriz González (42). Siempre según su relato, en esa oportunidad, la discusión terminó en un golpe que recibió de parte de su nuera y luego, de su pareja.

Como corresponde en estos casos, hizo una presentación judicial que motivó la orden de restricción de acercamiento. “El problema es que acá, en esta casa, tenemos una panadería que es el trabajo mío y de mi ex”, señaló la mujer. Así fue que, pese a estar separados y tener orden de restricción de acercamiento, seguían compartiendo el techo y el trabajo, aunque en una situación de tensión permanente.

Pero el jueves pasado, todo se desmadró. “Ese día, me fui llevando a mis dos hijos más chicos a buscar una penca que había en el barrio para traérmela”, relató ella.

Para hacerlo, llevó una pala, sacó la planta y regresó. “Me cambié de ropa y siempre con los chicos, porque no me gusta dejarlos, me fui a ver un abogado al centro, para ver cómo podíamos terminar todo esto y separar los bienes de una vez por todas”, relató.

Con lujo de detalles, dio a conocer que después de hablar con el abogado, compró comida, llevó a los chicos a la plaza del predio ferrourbanístico, cenaron allí y se tomaron fotos de la jornada de paseo. “Volviendo al barrio, paré en dos negocios: uno, donde compro ropa de toda la vida y el otro, una verdulería”, dijo.

Ya había pasado las nueve de la noche cuando llegó al hogar, donde la esperaba uno de los hijos mayores recriminándole que había salido “a matar a los chicos”.

Al escuchar esto, la mujer se río pensando que era una broma, pero luego corroboró que había una denuncia en su contra. “No me dicen quién me denunció, solo que fue una mujer. ¿Sabés que dijo? Que iba a matar a mis hijos y que llevé la pala para enterrarlos”, planteó.

Por ese motivo, debió presentarse en la Policía, a los hijos los revisó un médico y a ella, una psicóloga. Al parecer, estaba todo correcto por lo que a “once de la noche me dijeron que me podía ir. Me tuve que volver con mis dos chicos caminando desde la Policía”.

Creía que todo había terminado allí, pero al día siguiente, viernes 10 de mayo, la convocaron desde la Secretaría de la Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf), donde le informaron que sus pequeños quedarían con el padre.

Así las cosas, ella quedó viviendo en una habitación de la casa con acceso independiente y el resto de su familia, al lado. Como no tuvo respuestas, quiso contar su historia ante El Diario. “No sé quién inventó esto, pero quiero que haya Justicia, si se quiere quedar con la casa y la panadería, que vaya de frente y no que invente estas cosas”, concluyó.

 

Más de
0%
Satisfacción
22%
Esperanza
33%
Bronca
44%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios