Historias ocultas de nuestra ciudad

domingo, 14 de julio de 2019 · 12:09

Las voces del tiempo conservan recuerdos que lograron volverse el eje de este informe a nivel local. La presunción -o sospecha - de que muchos distinguidos ciudadanos pertenecían a la masonería fue siempre una constante. Asimismo, muchos de esos dichos tienen un asidero válido.

Hacia principios de 1900, un grupo masónico habría sido uno de los principales colaboradores para la creación del Hospital Pasteur. “Ellos siempre se preocuparon por dejar algo que los destaque y sea imponente”, afirmó la especialista en historia, Roxana Carranza.

Es que el aporte a la sociedad y su intervención en la política siempre fue la constante. 

Para detenernos en más cuestiones simbólicas que dialogan con el presente, podemos ver la ubicación de los cuatro bulevares que contienen el espacio céntrico de una forma simétrica y (muy) adelantada en los tiempos. ¿Hacia dónde iba la Diagonal Garibaldi? ¿Qué intentó significar tal arteria ubicada de forma cruzada?   

Joaquín Pereira y Domínguez, Pedro Viñas, Eugenio Parajón Ortiz o Rafael Pellegrini, son algunos de los nombres que emergen en este informe. 

Así, con el paso de los tiempos han persistido órdenes que ya no mezquinan mostrarse tanto como en los primeros tiempos. De igual modo, no hablamos de una actividad oculta por temor, sino más bien por la discreción y reserva que los caracterizó siempre. 

En el cementerio La Piedad, hay precedentes, firmas y saludos de organizaciones tales como “El Kosmos”, “Piedra y Unión”, “Asociación de Libres pensadores” u “XI de Septiembre”. En la entrada de dicho lugar, al lado del busto de Juan Domingo Perón, puede uno divisar una pequeña construcción que rememora un aniversario.  

En las redes sociales aparecen páginas web de El Kosmos o de “Masonería Villa María”, pero solo aportan material de lectura dispuestas de una manera impersonal. 

¿Dónde se reúnen o reunieron? Esa es la pregunta que aún no logramos dilucidar. 

Como en una remembranza, hay quienes se remontan a fines de 1980, el hecho derrumbe en la casona Sobral (en ese momento funcionaba el Conservatorio Felipe Boero). Aquel caso dejó al descubierto un espacio subterráneo con pasillos y diferentes recintos otrora habitados. De igual modo, no se indagó mucho más (como tampoco se hizo acerca de los túneles que fueron apareciendo en lugares tales como el IPET 49 Domingo, Faustino Sarmiento (ex-Escuela del trabajo).

La naturaleza humana, como no puede ser de otra manera, insta a colmar los espacios vacíos en base a conjeturas que tal vez no sean tan descabelladas.

50%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
50%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios