Cuatro años de prisión efectiva en la Cámara del Crimen de Villa María

Condenaron a un peón rural que abusó de una chica en un campo

Se trata de Walter Pereyra, domiciliado en Ucacha, quien fue hallado culpable de “abuso sexual gravemente ultrajante” por un hecho cometido en perjuicio de una menor santafesina en un predio cercano a la zona de Chazón
sábado, 4 de julio de 2020 · 07:00

La jueza Eve Flores de Aiuto le impuso ayer una pena de cuatro años de prisión de cumplimiento efectivo a Walter Rubén Pereyra (56), un empleado rural que sometió sexualmente a una menor en un campo próximo a la localidad de Chazón.

El condenado, radicado en Ucacha, fue declarado autor penalmente responsable del delito de “abuso sexual gravemente ultrajante” por un hecho cometido en perjuicio de una menor de 14 años en fecha no precisada con exactitud, pero comprendida entre abril y noviembre de 2018, en una finca donde la víctima vivía con unos tíos.

Pereyra fue detenido el 30 de noviembre de ese año y desde entonces se encuentra privado de la libertad.

El juicio, que se realizó por videoconferencia desde tres lugares diferentes, había comenzado el miércoles con la lectura de la acusación y luego Pereyra prestó declaración, oportunidad en la que negó haber abusado de la menor.

A pedido de la Defensa, ejercida por los abogados ucachenses Antonio y Hernán Sader (padre e hijo), la magistrada dispuso un cuarto intermedio de 48 horas para lograr el comparendo de un testigo nuevo, lo que finalmente se concretó en la víspera en la sala de audiencias que la Cámara del Crimen de Villa María posee en los Tribunales locales.

Concluida la etapa de recepción de pruebas, la jueza escuchó los alegatos de las partes. En primer turno, el fiscal Francisco Márquez solicitó una pena de seis años de cárcel para Pereyra por considerarlo autor del delito de “abuso sexual con acceso carnal”, mientras que los codefensores reclamaron la absolución de su cliente luego de sostener su inocencia.

Finalmente, Eve Flores (quien presidió el debate desde su domicilio, en la ciudad de Córdoba) consideró que el hecho cometido por Pereyra encuadraba en la figura del “abuso sexual gravemente ultrajante” y aplicó una condena de cuatro años de prisión, accesorias de ley y las costas del proceso.

Como se trataba de una causa de instancia privada, cuya víctima es menor de edad, la audiencia se realizó a puertas cerradas.

En el recinto del quinto piso de Tribunales estuvieron presentes el fiscal, los defensores, el secretario y el testigo que compareció ayer. En tanto, la jueza se conectó por videoconferencia desde la capital provincial, mientras que Pereyra siguió las deliberaciones desde la cárcel de barrio Belgrano, donde continuará alojado hasta cumplir la pena impuesta.

Más de
2
2
14%
Satisfacción
14%
Esperanza
57%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
14%
Indiferencia

Comentarios