Día del Corredor Inmobiliario - Vanesa Aimale - Se recibió de la carrera en plena pandemia, lleva poco en este rubro, pero crece día a día

Hallar tu vocación inesperadamente

Esta mujer trabajó en comercio varios años. Tras una mala experiencia analizó qué hacer con su vida y encontró un camino que hoy recorre feliz y con éxito

Vanesa Aimale hizo la primaria en la escuela Alberdi y la secundaria en el Nacional. Arrancó con  ganas la carrera de Abogacía en Córdoba, pero 2001 truncó sus sueños, y tuvo que dejar luego de 3 años de estudios y regresó a Villa María a trabajar.

En 2017 quedó sin trabajo en un comercio local “y a los 37 años tuve que tomar la decisión más difícil de mi vida, sobre  qué hacer. Pensé retomar Abogacía, pero a esa altura comenzar en eso no es fácil. Y apareció estudiar Técnico Superior en Negociación de Bienes, en la Universidad tecnológica Nacional (UTN), que tiene una duración de dos años y medio”, expresó Aimale.

“Empecé a estudiar en 2018 y me recibí en 2020, en plena pandemia. Donde a mucha gente esto no le favoreció, pero para mí fue genial, porque tuve mucho tiempo para estudiar y rendir las últimas materias tranquila, desde mi casa. Me terminé de recibir en 19 de agosto de ese año, y juré el 18 de septiembre. Para mí estudiar y terminar una carrera era una asignatura pendiente. Y encima en algo que tenía que ver con tratar con gente, la venta, y esto profesionalizó lo que había realizado toda mi vida”, expresó sonriente Vanesa.

Señaló que arrancó a trabajar en enero de 2021, una vez que ya tenía armada su marca, redes sociales y su espacio de trabajo, “y una vez que tuve todo empecé, pero al principio trabajé en paralelo en una guardería municipal. Y era la única forma de hacerlo, porque para empezar hay que tener espalda económica para ir teniendo clientes y resultados. Tuve ofrecimientos de trabajar en otras inmobiliarias, pero preferí hacer mi propio camino”. “Fácil no fue porque no es lo mismo recibirte con 21 años a hacerlo con 40. Las prioridades son otras. Tenía miedo, seguro, pero me animé. Y desde este año estoy dedicada al 100% a esto. Y puedo decir que lo que más me gusta es la parte humana, la relación con el cliente. Cuando te ponés en la piel del otro a la hora de buscarle una casa, el lugar que probablemente esa persona o familia va a vivir toda su vida, esa es una parte muy noble de mi trabajo”, detalló.

Aimale dijo: “Son precisamente este tipo de detalles lo que hace que ser corredor inmobiliario sea un trabajo que acarrea mucha responsabilidad, porque desde el momento que una persona te llama para que vos la acompañes en este proceso uno ya va a impactar en su vida, y no es poca cosa. Si es para comprar o para vender ni se diga. Una debe estar muy bien informada de la realidad económica para estar segura de que la persona va a vender bien, pero también quien  compre haga buena compra”.

“En este trabajo uno va evolucionando todo el tiempo, y tiene que ver mucho con las relaciones humanas, porque el trato con la gente, en mi opinión, te hace crecer y evolucionar desde ese lugar”, indicó.

Respecto a los alquileres, dijo que ella hace muy poco de eso, “de hecho yo soy inquilina, así que entiendo muy bien lo que viven, porque a mí como a ellos se me dificulta pagar el mío, y sé que hay poca demanda. Y siento mucha empatía por esa parte de este mundo y la dualidad propietario-inquilino. Y sí, sé que hay mucha angustia porque hay demasiada demanda y muy poca oferta, y lamentablemente las leyes no nos acompañan, quizás la última reforma beneficia un poco más al inquilino. Pero esperemos que los propietarios no sigan retirando propiedades, que es nuestra materia prima”.

“A pesar de que llevo poco tiempo en esto, siento que estoy creciendo año a año, poco a poco, pero paulatinamente. Soy alguien que se va planteando metas. Y la carrera es tan amplia, con tantas aristas, que siempre haya algo para hacer, no solo del corretaje, sino lo otro que es hacer un informe, un asesoramiento, gente que te pide que colaboradores a hacer los cambios de titularidad de los servicios, que yo lo hago como un plus, porque yo siempre busco que la gente quede conforme y tranquila”, expresó.

Por último, envío “un cálido saludo a todos los colegas, los cuales en este poco tiempo me han hecho sentir muy cómoda y muy bien recibida. Es muy lindo tener gente con la cual se puede contar cuando hay dudas. Los mejores deseos a todas y todos”.

Comentarios