Corazoncitos Solidarios - La ayuda se hace posible con alimentos y un ropero comunitario

Gracias al amor por el prójimo

Natalia Peralta, cara visible del grupo, destacó que cada sábado en las ollas populares se comparten más de 200 porciones
lunes, 29 de junio de 2020 · 09:47

El aislamiento obligatorio decretado ante la pandemia de COVID-19 sumado a la llegada de las bajas temperaturas pusieron en jaque a muchos vecinos que se encuentran en una dramática situación económica.

Haciéndole frente a esto se encuentra el grupo Corazoncitos Solidarios. El espacio ubicado en barrio Las Quintas, y más precisamente en la zona del ex-Matadero, desde hace tiempo viene colaborando con los vecinos, pero con la pandemia también nació la iniciativa de emprender las famosas ollas populares. Es que los asistentes ya no pueden reunirse y deben, con todas las medidas de seguridad necesarias, visitar el sector con su recipiente en búsqueda de plato de comida caliente.

Natalia Peralta, una de las caras visibles del grupo, dialogó con un periodista de El Diario y comentó que en cada una de las ediciones se realizan alrededor de 200 porciones.

“Ayer (por el sábado) hicimos todo en conjunto con los Amigos Solidarios y también con Jésica Bonetto, que son de otro grupo que se dedica a ayudar”, dimensionó Peralta.

En cuanto a los insumos matizó que los mismos “se consiguen gracias a la gente. Las mismas personas, a través de las redes sociales se comunican con nosotros. Tal es el caso con verdulerías y también algunas carnicerías (de la ciudad). Hay mucha gente particular y en ocasiones también nosotras hemos llegado a poner el dinero que falta desde nuestro bolsillo”.

 

Más allá de la alimentación

Pero no solamente los alimentos son una demanda constante. Al saber acerca de su incansable labor por los otros, muchos vecinos se comunican por diferentes menesteres tales como muebles, ropa, frazadas, medicamentos costosos o leche.

“Hay mucha gente que nos habla y la demanda en estos meses ha crecido mucho. Si bien antes de la pandemia había mucha gente y ahora más.  Es que, más allá de los niños, también viene mucha gente grande”.

“Gracias a Dios siempre les damos una solución a las personas, pero todo esto es posible gracias a la gente que nos ayuda”, reflexionó. 

 

Ropero comunitario

Otra de las patas solidarias de tal escenario que ha tomado impulso por la llegada del frío es el ropero comunitario, el cual se ha vuelto rotativo ya que, según aportó la entrevistada: “Lo vamos llevando a la zona que más hace falta. Allí vamos con las bolsas de ropa y también estuvimos repartiendo cobijas porque la gente está pasando mucho frío”.

En ese sentido, respecto a los lugares desde los cuales acuden las personas, no solamente hay vecinos de barrio Las Quintas, sino que villamarienses, habitantes de la zona rural o hasta de Sanabria se han aproximado en búsqueda de un paliativo para hacerle frente a la crisis imperante. 

 

Estado de vulnerabilidad

Por último, durante la víspera hubo dos cuestiones que aún preocupaban sobremanera a quienes desarrollan la iniciativa. Uno de los casos es el de “35 familias que viven en casitas muy precarias”, según definió.

Los mismos, ubicados a la vera del río Ctalamochita y ya en la zona urbana de Villa María, convocaron al grupo afirmando que “no recibían ayuda de ningún tipo”.

“Decidimos llegarnos. No es mucho lo que uno puede hacer, pero en lo que podemos, ayudamos”, se sinceró, al mismo tiempo que comentó que “algunos no tienen ni baño hecho, ni luz ni agua”..

En tal sector, según definió, hay muchas familias con niños y algunos de ellos se dedican a la venta de áridos.

Otro caso fue el de cuatro hombres que viven abajo del puente Juan Bautista Alberdi. “Nos acercamos con comida caliente, ya que ellos no tienen forma de cocinarse y están haciendo todo con fuego”.

A modo de cierre, valorando y agradeciendo, la reporteada reflejó que todas las colaboraciones llevadas adelante pueden realizarse “porque la gente tiene confianza. Saben que las cosas van hacia donde la gente realmente las necesita”.

La línea para ponerse en contacto con Corazoncitos Solidarios es (0353) 154017209 (Natalia).

 

0%
Satisfacción
80%
Esperanza
0%
Bronca
20%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios