Gastronómico

Julio Maldonado

domingo, 14 de julio de 2019 · 09:16

Nació el 6 de enero de 1960 en Villa María, pero vivió siempre en Villa Nueva. Cursó la primaria en la Escuela Belgrano de esa ciudad e hizo el secundario, hasta tercer año, en el colegio Rivadavia, momento en el que tuvo que dejar los estudios para ayudar económicamente a su familia a raíz de la muerte de su padre.

En ese momento, con 16 años, comenzó a trabajar en la histórica Mueblería Bianco, donde se desempeñó como carpintero. Allí trabajó hasta los 20 años y luego se “mudó” a la Vidriería Trento, hasta que a los 24 tuvo su primera experiencia en el mundo gastronómico como empleado en La Bancaria, hasta que un par de años después quedó a cargo del bufé en ese lugar.

Luego el destino lo hizo manejar los bufés del Prado Español, donde permaneció 10 años hasta que se trasladó hasta el Club Almagro, lugar en el que estuvo 17 años. En mayo de este año se instaló en el Villa María Golf Club, conduciendo simultáneamente dicha cocina junto con la del Prado, lugar al que regresó hace tres años.

“Siempre estuve ligado a esta profesión, mayormente abocado a la parrilla, pero en los últimos tiempos tuve que ampliar un poco el abanico de mi oferta gastronómica para adaptarme a los lugares en los que estoy”, contó para resumir su amor por el rubro gastronómico.

Al mismo tiempo, desde hace cuatro es el presidente de la Asociación Villa María de Bochas. Ese y otros detalles que él mismo relató sobre su vida, los invitamos a conocerlos en este ping pong de preguntas y respuestas al que accedió con total predisposición.

-Un lugar en el mundo.
- Villa Nueva.


-Un lugar en Villa Nueva.
- El barrio Centro, frente al Parque, lugar en el que me crié y del que tengo los mejores recuerdos de mi infancia. Me encantaría volver a vivir ahí.


-Un libro.
- No me gusta mucho leer.


-Una película.
- Tampoco me gustan mucho, prefiero ver mucho deporte.


-Una canción.
- Cualquiera de cuarteto, especialmente de La Mona Jiménez.


-Un/a maestro/a de la vida.
- Arturo Sosa, un tío que me enseñó el oficio gastronómico.


-Un día en la vida.
- Cuando nacieron mis hijos.


-Un sueño.
- Tener todo lo que tenemos con mi familia gracias a este trabajo y que mis hijos puedan estudiar con lo que uno le puede dar.


-Un deporte.
- Las bochas.


-Un club.
- El Almagro.


-Una comida.
- El asado, como venga, con papas fritas, con ensalada o solo.


-Una bebida.
- Un buen vino tinto.


-Una planta.
- La rosa.


-Un animal para acariciar.
- El perro, por su nobleza. Siempre he tenido perros en casa.


-Un personaje histórico.
- Isidoro Cañones, era el mejor, un maestro.


-Un político.
- Ninguno, no me gustan.


-La mayor satisfacción.
- Que mis hijos estudien y terminen una carrera.


-La mayor tristeza.
- Cuando fallecieron mis viejos.


-Un deseo.
- Que todo el pueblo argentino tenga bienestar, porque hoy en día la cosa no está muy bien.

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios