¿Cómo elegir un consultor inmobiliario?

miércoles, 10 de junio de 2020 · 08:51

Si está en tus planes realizar una transacción de un inmueble o iniciar un contrato de alquiler, es necesario tener en cuenta más de un aspecto . No es un secreto si decimos que cualquier mudanza puede ser realmente estresante. Si ya has atravesado el proceso, entonces sabrás que llevar las cosas de un lado para el otro y adaptarte a un nuevo hogar no es el mayor de los problemas… No, la verdadera aventura es encontrar dónde mudarse o quién está interesado en nuestro inmueble.

Buscar una propiedad o conseguir una persona interesada en la nuestra puede ser difícil, y aún más cuando necesitamos hacer ambas gestiones a la vez para mudarnos de una a otra. Pero hay una manera de hacer todo más sencillo si es que te lo podés permitir: contratar un consultor inmobiliario. Acá te explicamos los atributos que deberías tener en cuenta al momento de elegirlo y por qué, siempre que esté dentro de tus posibilidades, es conveniente contratar un consultor inmobiliario antes que avanzar con una  venta  o alquiler dueño directo.

Nada como la experiencia y conocimiento

Naturalmente, un asesor o asesora inmobiliaria tiene experiencia en el mercado, y eso es invaluable. Sabe qué comprar, dónde hacerlo y cuándo es más conveniente. Te va a llenar de información muy útil que probablemente no vayas en encontrar en otro lugar. Acordate que esta gente sabe lo que hace: tienen una formación previa que te conviene aprovechar si querés conseguir el mejor negocio posible.

Tiene una buena base y su red de contactos

Para retomar un poco el tema de la experiencia, los consultores que llevan más tiempo en bienes raíces tienen una serie de contactos. Por esto van a poder manejarse en una red mucho más amplia de la que uno podría conseguir por su cuenta.

Además, conocen perfectamente algunos clientes que podrían estar vendiendo o alquilando algo que sea de tu interés, así como personas interesadas en comprar o alquilar tu inmueble.

¿Quién mejor para negociar?

Una vez que ya tengas fichado el departamento o la casa que te interesa, falta conseguirlo oficialmente. Lo más probable es que pases por alguna que otra negociación, y no hay nadie mejor que un asesor para esta tarea. Vos podés tener grandes habilidades de negociación, pero los consultores cuentan no solo con la destreza, sino también con el conocimiento necesario para estar en una posición favorable. Hay que tener en cuenta muchísimos factores para estimar el valor real de una propiedad, y esta gente sabe cuáles son y cómo aplicarlos. Así te vas a asegurar de conseguir el mejor precio.

Su ayuda va más lejos de lo que parece

Desde luego que la asistencia de los consultores no se limita exclusivamente a la búsqueda de propiedades. ¡Hay mucho más! Además de la compra y la venta, vas a recibir valiosos consejos sobre temas legales y todos los aburridos procesos burocráticos que debes atravesar en esta clase de trámites tan importantes. Probablemente tu consultor conozca algunos truquitos y detalles que no conocías.

Más tiempo y menos estrés

Esta es, tal vez, una de las ventajas más tentadoras de contratar a un especialista en bienes raíces. Si tuvieras que encargarte de todo por tu cuenta, todo el proceso de la mudanza sería larguísimo e infinitamente agotador, pero con un consultor los trámites no van a ser tan problemáticos. Además, si sos una persona particularmente ocupada, tener a alguien que te ayude te da toda la libertad de seguir con tu vida con menos interrupciones.

La cosa es muy simple: ¡un asesor significa menos estrés!

Ahora que ya contás con toda esta información, también tenés que saber que probablemente te sea más conveniente contratar a alguien que pertenezca a una inmobiliaria. Naturalmente, primero hay que decidir con qué empresa trabajar (en estos casos, sería conveniente buscar una compañía de renombre para asegurarte de que las cosas salgan bien), pero una vez que hayas hecho eso, podés elegir un asesor y aprovechar todos estos beneficios que te mencionamos.

Valorar noticia

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios