Le generó perjuicios como ya no calificar para poder pedir un préstamo

“Fraude y estafa”: el reclamo de un vecino contra el Banco Galicia

Sin su consentimiento, asegura que le abrieron una cuenta corriente que le generó deudas durante meses, por lo que ahora se ve amenazado por la posibilidad de ir a juicio
jueves, 13 de febrero de 2020 · 09:00

Un vecino denuncia que el Banco Galicia le abrió una cuenta corriente sin su consentimiento, lo cual le ha generado una deuda que ahora es reclamada por un estudio jurídico y por lo que, además, se ha visto perjudicado su perfil bancario, puesto que, por ejemplo, hoy no estaría en condiciones de pedir un préstamo, de obtener tarjetas de crédito, e ingresó en el veraz.

Se trata de Osvaldo Daniel Cravero, comerciante local que se encuentra luchando contra la burocracia para solucionar el inconveniente, al tiempo que exclama que “lo que hizo el Banco Galicia es una estafa, un fraude, jamás operé con ellos” y asegura que no es al único que le pasó.

Esto lo supo ya que luego de peregrinar intentando resolver el inconveniente, llegó a la Defensoría del Pueblo en la ciudad, donde le contaron que son varias las denuncias que allí se acumulan contra la mencionada entidad bancaria. Justamente, a través de las gestiones de este ente, hoy sostendrá una audiencia con el abogado del Galicia para intentar resolver el problema. “Igualmente, cuando me den la razón, voy a tener que esperar no sé cuánto tiempo para que el banco le solicite al Banco Central que limpie mi expediente y me reintegre todo el daño y perjuicio que me ha hecho”, lamentó.

 

Crónica de una estafa

En noviembre del año pasado, Cravero recibió un llamado desde Buenos Aires que lo desorientó. “Me dijeron que eran del Estudio Jurídico Geller y que se comunicaban por un juicio que mantenían contra mí por una deuda en el Galicia. Me sorprendí y respondí que se equivocaron porque nunca operé ni tuve relación alguna con ese banco”, narró.

De todas maneras, alertado por la comunicación, tras algunas días y ya a principios de diciembre, decidió presentarse en la sucursal local del Galicia a consultar. “Primero me atendieron quienes están en la Mesa de Entradas y me dijeron que hablara por teléfono, que es lo mismo que podía hacer desde mi casa, entonces como no me llevé ninguna solución, días después volví y pedí hablar con el gerente”, explicó.

Así es como consiguió sentarse junto a la máxima autoridad local de la entidad financiera, “que con muy buena predisposición me escuchó, con mis datos buscó en el sistema y efectivamente encontramos que figuraba que tenía abierta una cuenta corriente desde fines de 2018”.

“El gerente me reconoció que no tenía ningún tipo de movimientos, lo cual era lógico porque no sabía ni que existía”, planteó Cravero. Según mencionó, posteriormente, el gerente se comunicó con casa central “y le dijeron que ya no podían hacer nada, que teníamos que hablar con el estudio jurídico”.

“Le pasaron el número, nos comunicamos, y quien atendió le pidió un correo electrónico para comunicarse conmigo. Hasta el día de hoy nadie se comunicó. Semanas después volví a ir y pasó lo mismo, tanto del Galicia como de Geller se pasaron la pelota unos a otros sin darme solución”, reclamó.

“El gerente local le pidió al de la casa central que solucionen el problema porque no correspondía llevar el caso a juicio, e incluso desde Buenos Aires reconocieron el fraude y me dieron un número de reclamo”, puntualizó.

 

Perjuicio

“Al abrirme esa cuenta corriente, generó gastos, y esos gastos al mes siguiente generaron intereses, entonces todo eso se sumó y es una suma cercana a los 10 mil pesos. Después de algunos meses, el banco le da a un estudio jurídico el caso. Pero desde el banco reconocen que no hubo consentimiento mío, no hay una firma, nada”, detalló el comerciante, quien además trabajó 15 años en el Banco Social de Córdoba “por lo que sé que para abrir una cuenta corriente se que hace falta mucho más que un llamado telefónico” .

“Incluso desde el banco me reconocen que fue un fraude y que ya les ha pasado. Calculo que en algún momento me han llamado por teléfono, como te llaman de tantas otras empresas para ofrecer servicios. Pero jamás di el consentimiento”, remarcó.

Tras contar que este trastorno le ha generado problemas en su salud, cuestionó que “jamás me llamaron desde el banco para decirme que tenía atrasos o deudas, cuando supuestamente fui su cliente 8 o 9 meses, pero sí me pudieron llamar desde el estudio de abogados”.

“Acá abrieron impunemente, unilateralmente, una cuenta. Tienen a esos pobres chicos al teléfono que tienen que cumplir metas, y me han abierto una cuenta. Es un fraude, una estafa. Eso me ha generado pasar de estar en situación 1 a 4 en el banco central, y de tener 660 puntos a tan solo uno, lo cual hace que de las tres tarjetas que tenía, ahora solo pueda utilizar una, y ya no califico para pedir un préstamo”, enfatizó mostrando la documentación que avalan sus dichos.

Indignado, Cravero lanzó: “Si puedo recomendar a la gente que ni siquiera entre a ese banco, porque son estafadores. Esto ha sido un fraude y no es el primer caso. Voy a ir hasta las últimas consecuencias e invito a la gente que se llegue a la Defensoría del Pueblo”.

Más de
1
4
0%
Satisfacción
0%
Esperanza
91%
Bronca
8%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios